MANIFIESTO 8 de Marzo - Día internacional de la mujer

MANIFIESTO 8 de Marzo - Día internacional de la mujer

El 8 de marzo de 2017 se conmemora en un contexto histórico y político lleno de dificultades para las mujeres en Europa. En este contexto el ascenso de la extrema derecha y del populismo en el mundo occidental, como consecuencia de las políticas reaccionarias llevadas a cabo por la mayoría de gobiernos europeos, influye muy negativamente en nuestra lucha por la igualdad.

Este mundo globalizado dominado por grandes multinacionales y fortunas, por monopolios y mercados, y por la constante utilización de la guerra como herramienta contra los pueblos, supone para las mujeres la paralización de casi todas las políticas públicas que estaban encaminadas a conseguir mayores cotas de igualdad.

Se cuestiona el derecho al aborto en varios países de la UE, hay ya decenas de mujeres asesinadas por violencia de género en Europa desde el principio del año, se trafica impunemente mujeres como si fueran objetos, las refugiadas son sometidas a todo tipo de abusos, y además la crisis económica actual y las políticas de austeridad neoliberales agravan la situación de las mujeres que somos las principales perjudicadas.

La falta de trabajo digno para las mujeres, la diferencia salarial con los hombres, la dificultad de llegar a tener una pensión de jubilación digna, la feminización de la pobreza, el retroceso de derechos y libertades, la mercantilización del cuerpo de las mujeres y la falta de educación no sexista no es casual. Parece que los gobiernos no tienen ningún interés en mejorar la vida del 51% de la ciudadanía que somos las mujeres.

Ante este panorama es más importante que nunca una apuesta firme por el feminismo como pilar fundamental de la transformación social. Es imprescindible, así mismo, el reconocimiento de la lucha feminista, que persigue la consecución de la igualdad real, desde el respeto a la diversidad.

El Partido de la Izquierda Europea decidió en su Congreso lanzar una campaña europea contra el tráfico de mujeres, es uno de nuestros ejes fundamentales en nuestra lucha por la igualdad.

El feminismo que defiende trabajos y salarios iguales; que lucha contra la precariedad laboral y la feminización de la pobreza y que reivindica presupuestos necesarios para conseguir los derechos aún pendientes en materia de educación, salud, cultura y economía, enfocadas desde la perspectiva de género, para la consecución de un mundo sin desigualdades.

¡Ocupemos las calles, por nuestros derechos!

¡Igualdad real ya!